El Día del Veterano de la Guerra
08/06/2018
Ascenso desde Caleta Ite
09/07/2018

Por
Jorge Villarroel Carmona.
Hace 137 años se ejecutó esta acción militar en el contexto de la CAMPAÑA DE LA SIERRA, campaña impensada ¿sabe por qué?...

EL COMBATE DE SANGRAR. 26 DE JUNIO 1881

POR

JORGE VILLARROEL CARMONA

Hace 137 años se ejecutó esta acción militar en el contexto de la CAMPAÑA DE LA SIERRA, campaña impensada ¿sabe por qué?

Porque en Chile, después de la Campaña de Lima (enero de 1881), se pensaba que la Guerra del Pacífico había terminado.

En efecto, había quedado solamente en Perú una fuerza de ocupación al mando del Capitán de Navío Don Patricio Lynch quien en definitiva tenía la misión de firmar la paz. Pero, al respecto había un desacato de dispersos adversarios obligando a Lynch a enviar una expedición (Letelier) a poner orden en la Sierra.

En ese intento, se produce el combate de Sangrar.

Sangrar era una hacienda de propiedad de Don Norberto Vento ubicado en la serranía peruana cercano a la Oroya.

El mayor Méndez envía al Capitán José Luis Araneda con 78 hombres del Buin para asegurar las líneas de retirada de la expedición Letelier.

En ese cometido inicia la marcha Araneda desde Casapalca en dirección a Las Cuevas el 21 de junio de 1881, alcanzando este lugar y resolviendo bajar a las casas de la Hacienda Sangrar distante a 740 mts de su ubicación, lo haría con 63 hectáreas dejando en Las Cuevas a 15 soldados.

Por tanto queridos amigos, el Capitán José Luis Araneda ocupa las instalaciones de la hacienda de Sangrar dado que las condiciones climáticas derivado de las ventiscas, fuertes lluvias y nieve hacían más aconsejable refugiarse en esos caseríos.

No obstante lo anterior, el Coronel peruano Manuel Encarnación Vento hijo del dueño de la hacienda se encontraba al mando de una fuerza de 800 hombres, (400 soldados más 400 indios serranos) y ofrece capitulación a Araneda, quien no acepta en dos oportunidades el ofrecimiento de rendición.

Araneda y sus hombres se defiende de un ataque encarnizado de más de 14 horas, en manera valiente enfrentando una fuerza 10 veces superior a la chilena, lo hace como "Leónidas, el Espartano".

Vento no logrando su objetivo, además se entera por parte de un prisionero chileno que vendrían importantes refuerzos desde Casapalca y huye de la zona.

Ustedes pueden apreciar que este combate es similar al ocurrido un año después en La Concepción donde el Coronel Juan Gastó Valderrama atacó con 1500 soldados, montoneras e indios serranos a una fuerza de tan solo 77 soldados chilenos. Lo malo fue, que el adversario en aquella acción tenía la certeza que no vendrían refuerzos.

En táctica, se estudia "cuando un adversario es tres veces superior las unidades pueden emprender la retirada", aquí eran 10 veces. No obstante, en esta ocasión Araneda tenía la responsabilidad de conservar esa zona para permitir el desprendimiento de la Expedición Letelier.

Las bajas chilenas en este combate, 44 de los 78 hombres: muertos 24, heridos 18 y 2 caen prisioneros.

Cuando se le consulta por parte del mando a Araneda: ¿Por qué y cómo defendió tan valientemente?  Se limitó a responder "La Ordenanza General del Ejército de Chile", título 22, artículo 21 "el oficial cumplirá la orden a toda costa".

El Capitán Araneda fallece después de la guerra, ya en el siglo XX, en 1912.

CONSECUENCIAS

1. En lo emocional: Nuevamente Chile quedó impactado por el coraje y valentía de sus soldados.

2. En lo operativo: El ejecutivo resolvió enviar unidades como refuerzos hasta terminar esa guerra ya olvidada

3. En lo consustancial: Se resuelve en los términos que predijera el general Manuel Baquedano, es decir "de presionar con la fuerza” para lograr la firma del tratado de paz con Perú, el que se logrará suscribir en octubre de 1883. Después de muchos combates y de la Batalla de Huamachuco.

1 Comment

  1. Juan Reyes Correa dice:

    Es como un combate al que no se le da toda la importancia que tuvo.bien por el capitán Araneda y sus hombre.balientes soldados de mi ejersito chileno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *