La Movilización de 1920
05/01/2021

LAS BATALLAS DE CONCÓN Y PLACILLA

Estos hechos de armas se inscriben dentro de lo que fue la Guerra Civil de 1891, la última conflagración entre chilenos del siglo XIX, y también, por lejos, la más violenta.

Esta guerra tuvo un origen eminentemente político y dentro de la élite política y social que gobernó nuestro país durante la centuria decimonónica. El conflicto político venía desde décadas atrás, debido a las diferentes interpretaciones que se fueron dando al texto de la Constitución de 1933. Si entre los años 1831 y 1861, se dio preeminencia al Poder Ejecutivo por sobre el Poder Legislativo, entre 1861 y 1891 se dio un equilibrio político entre las figuras del Presidente de la República y del Congreso Nacional. Pero esto último no resolvió el conflicto.


EL EJÉRCITO Y LA REVOLUCIÓN

En la guerra civil de 1891 se enfrentaron dos concepciones y estilos militares distintos; por una parte, el de las fuerzas del gobierno, que respaldado por las victorias de la Guerra del Pacífico, con una visión más romántica de la guerra, presentaron en batalla a un ejército que tenía como principales características la valentía y el arrojo; y por otra, el de las fuerzas del Congreso y sus jefes militares, que caracterizados por poseer ideas más modernas de la organización del mando, de la instrucción y de la necesidad de incorporar tecnología y métodos más modernos de combate, logran construir una fuerza que, impulsada por una fuerte convicción en la causa por la cual luchaban, resultaría victoriosa.

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *