INFORMA EL FALLECIMIENTO DEL PADRE GABRIEL GUARDA GEYWITZ O.S.B
23/10/2020

Señor Director:

Mientras en el Chile central se celebraba la partida de la Expedición Libertadora del Perú, en la provincia de Concepción se desarrollaban cruentos combates entre patriotas y realistas, dentro de un período que Vicuña Mackenna denominó de “guerra a muerte”. El 26 de septiembre se cumplen doscientos años de uno de sus episodios más trágicos.

El viejo mariscal Pedro Andrés del Alcázar, comandante de la alta frontera, al saber que la villa de Los Ángeles iba a ser atacada por fuerzas realistas muy superiores, mandadas por Vicente Benavides, dispuso que toda la población evacuara la ciudad. Se formó así una penosa caravana de familias angelinas, incluyendo a mujeres y niños, que iban protegidas por exiguas tropas patriotas.

Cruzando el río Laja por el vado de Tarpellanca, la columna fue sorprendida por un gran contingente de fuerzas enemigas. Alcázar decidió defenderse en una isla del vado y allí resistieron todo el día 26 de septiembre, hasta que, al día siguiente, agotadas las municiones resolvió pactar con Benavides. Los oficiales se entregarían en calidad de prisioneros, a cambio de la libertad de los soldados y de los civiles. Benavides acogió la oferta, recibió a los oficiales –varios veteranos de Maipo- y al día siguiente, en presencia de Alcázar, a lanzazos los hizo matar, mientras se agredía con crueldad a las familias del Los Ángeles. Finalmente, después de someterlo a penosas torturas, ordenó ultimar al septuagenario  mariscal, reliquia viviente de las guerras de Chile por su libertad. Era la espantosa “guerra a muerte”, y Los Ángeles la sentía en carne propia.

Gral. (R) Marcos López Ardiles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *