ASALTO Y DESTRUCCIÓN DE LA CIUDAD DE SANTIAGO

FUNDACIÓN DE SANTIAGO*
12/02/1541
COMBATE DE TUCAPEL
03/12/1553

11 de Septiembre de 1541.

Tres horas antes del amanecer del día 11 de septiembre de 1541, los centinelas de la ciudad de Santiago dieron la voz de alarma para alertar a los vecinos. Indios sublevados que aprovechaban la ausencia de Pedro de Valdivia, que había marchado junto con noventa soldados para aplacar una insurrección indígena en el sur, se dejaban caer sobre la ciudad.

El mando de la ciudad en aquellos momentos había caído sobre Alonso de Monroy, el segundo al mando de Pedro de Valdivia, y fiel a su carácter, este soldado había tomado todas las precauciones para proteger la ciudad con los recursos de los que disponía. Los indios “creían, sin duda, encontrar desapercibidos a los castellanos, y consumar en poco rato su completa destrucción. Pero los defensores de Santiago estaban sobre aviso, y en breves instantes todos los defensores de Santiago estaban sobre las armas.”[1]

El asedio y defensa de la ciudad duró todo el día y de acuerdo a Barros Arana, fue feroz y tenaz, tanto de un lado como del otro, llegando a un punto álgido cuando Inés Suárez, la amante de Valdivia y la única mujer del grupo, quien entre que curaba a los heridos y animaba a los soldados, decidió decapitar a siete caciques que se encontraban presos en la ciudad, llevándolo a cabo con la ayuda de otros soldados. Las cabezas fueron arrojadas sobre la indiada, provocando espanto entre sus filas.

El ataque continuó durante todo el día y lo que realmente determinó el curso del combate fue una carga de la caballería castellana, que involucró tanto a los soldados, como a los indios auxiliares y a Inés Suarez. “Dieron a los pelotones de bárbaros tan terrible carga que los dispersaron en todas direcciones haciendo entre ellos una espantosa carnicería. La noche vino a poner término a la jornada y a la persecución de los fugitivos.”[2]

Este ataque supuso la pérdida total de la ciudad de Santiago. A la llegada de Valdivia, quien regresó en cuanto pudo, se encontró con una desolación tal que nada había quedado en pie y a los defensores de Santiago con lo puesto. “Del combate de ese día, y del incendio de la ciudad, solo salvaron tres porquezuelas y un cochinillo, un pollo y una polla”[3] de los que se dispuso fueran cuidados con extremo celo.

Santiago habría de ser reconstruida con muchísimo esfuerzo.

Nota al pie:
[1] Barros Arana, Diego. “Historia General de Chile. Tomo I.” Rafael Jover Editor. Santiago, 1884. pp. 242.
[2] Ídem. pp. 244.
[3] Ídem. pp.247.

2 Comments

  1. Moises dice:

    Valdivia, deja sola la ciudad con 30 españoles, para atacar a otro longko, sabiendo que esta ciudad seria atacada, sale con 90 soldados, Es algo estúpido. Este quería deshacerse de todos en esa ciudad, muchas rivalidades, que de alguna manera le objetaban sus ordenes.

  2. Moises dice:

    Todo lo acontecido con los números de indígenas, es irrisoria, se habla que las huestes indígenas atacaban con 16.000, 10.000, en algunos escritos llegan a ser 20.000, mientras que los soldados españoles eran 70, 0 30, creo que simplemente es lo mas estúpido que se puede hacer escrito. pensemos que si estos 16.000 o 10.000 naturales agarran un peñasco, o piedra, y se las arrojan, estas huestes quedarían molidos, ¿o no?,o les arrojan una lanza, quedarían como harneros, ¿o no?. ¿los escribanos españoles le debían mucho a Valdivia? o estos ¿serian premiados de alguna forma?, decir que eran como alemanes, pero ellos ganaron, y al salir del territorio de Arauco, dejan fogatas encendidas para confundir a los Mapuches, que se puede decir, entonces: ellos perdieron, y para no ser aniquilados escaparon. Se deja de lado a los enemigos de los mapuches, quienes participaron con Valdivia, no se habla de los Yanaconas, gente parte del servicio y parte del ejercito español, jamas se habla quien eran los colonos, ¿los mismos arcabuceros?, ¿la caballería? se habla de niños españoles, ¿cuantos eran estos?, quienes eran realmente el contingente de Pedro de Valdivia, en que traían sus municiones, sus toldos, las herraduras, sus ropas, sus armas. ¿realmente Valdivia salio con 11 soldados?, sabiendo que Almagro ingreso a Chile con 12.500 personas. POR LO QUE PUDE LEER, VALDIVIA TENIA UN PLAN BIEN URDIDO CON FRANCISCO MARTÍNEZ VEGASO, a lo que creo yo es que querían unir Perú y Chile y hacer un solo país y quienes mandarían serian ellos, o quizás algo mas grande, es inquietante saber ¿cual seria este plan?. Debemos saber que el fue el único que trajo una mujer, sabia a lo que venia y sabia cuanto duraría este proyecto. hay un poco de morbo en esto. recuerde que Valdivia dijo que Francisco Pizarro, había muerto, cuando murió varios días después, Vegaso se devuelve al Perú por que estaba herido, se devolvió para matar a Pizarro, tal fecha de tal año. Este demoro algunos días y ese fue un error fatal. Quienes destruyeron todo este plan fueron los mapuches, los que lo mataron y no siguió a su anhelado Estrecho de Magallanes. Creo que hay mucho que decir y opinar sobre la conquista de Chile, pues hay mucho al azar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *